domingo, 21 de diciembre de 2008

A veces un cuerpo puede modificar un nombre

A veces, las palabras se posan sobre las cosas como una
mariposa sobre una flor, y las recubren de colores
nuevos.

Sin embargo, cuando pienso tu nombre, eres tú quien le
da a la palabra color, aroma, vida.

¿Qué sería tu nombre sin ti?

Igual que la palabra rosa paz sin la rosa paz:
un ruido incomprensible, torpe, hueco.


Ángel González,
en su libro Otoños y otras luces (2001).


Nota: el poema de Ángel González es con la palabra "rosa", los tachones y cambios son cosa mía.

4 comentarios:

Estel_Julià dijo...

Un bello poema, aunque no entiendo muy bien el por qué de esos cambios que has hecho Fran.
Si me permites una opinión sincera, creo que te habría quedado mejor dejar el poema intacto de Ángel Gonzalez y a continuación hacer tu propia versión, te daría incluso más juego mi entrañable poeta.

Pruébalo, seguro que te gusta el resultado (volveré).


Un abrazo de año nuevo,


Estel J.

Belcebú dijo...

Hola Estel!

Cuánto tiempo. Feliz año!

Pues el cambio tiene una explicación: una explicación con un nombre concreto.

Y tan solo era un juego...

Por mi parte, le estoy dando a la tecla y al verso, pero de momento salen cosas diferentes a esta.

Ya te mostraré cosas cuando las tenga acabadas...

Por cierto, qué alegría lo de tu primo, eh? Yo estoy feliz a rabiar por él. Se lo merece.

Estamos en contacto.

Abrazos,

Estel_Julià dijo...

Apreciado Fran,

Me alegra tanto que andes con las teclas en marcha, siempre pensé que tenias que ponerte a ello, así que te animo y te digo que al toro sin miedo que tu puedes.

Ya estoy deseando que me envies alguna cosilla de esas que escribes. La verdad es que compartir la poesía (su conocimiento) es lo más maravilloso que tiene el ser humano, no como otros que se guardan bajo una piedra sus escritos por si acaso a alguien se les ocurre copiarlos, o pierden el título de poetas, lástima verdad??.

Y sí es una gran alegría lo de Rafa. El año comienza con alegrias y cargado de satisfacciones para muchos. Para otros comienza trabajando y aprendiendo de un mundo cada día más individualista e implicado con las guerras, como puedes ver en estos días.

Recibe un fuerte abrazo,



Estel J.

Belcebú dijo...

Hola Estel,

Te enviaré cosas pronto y me comentas.

Lo que ocurre es que no me parece que lo que escribo tenga suficiente calidad como ni siquiera mostrárselo a nadie, y además, en ese aspecto soy muy reservado, pero muchísimo. Ni mis mejores amigos han leído apenas nada de lo que he escrito. De momento, es tan mío, tan personal, que apenas lo comparto.

Pero bueno, que te enviaré cosas, ok?

Hablamos pronto.

Besos