sábado, 13 de septiembre de 2008

Caída

Y me vuelvo a caer desde mí mismo,
al vacío,
a la nada.

¡Qué pirueta!
¿Desciendo o vuelo?
No lo sé.
Recibo
el golpe de rigor, y me incorporo.
Me toco para ver si hubo gran daño,
mas no me encuentro.
Mi cuerpo ¿dónde está?
Me duele solo el alma.
Nada grave.




Último poema de la obra póstuma de Ángel González, Nada grave (2008).

4 comentarios:

sin peras en el olmo dijo...

Y que lo diga todo tan fácil como si fuera uno mismo el que lo escribe?? Ese rollo conversacional que antes no me molaba nada... últimamente es del que más me fío.

Sería muy descabellado pedirte un recopilatorio con toda esa música de la que hablas (es que joder, casi nunca conozco nada sobre lo que hablas, pero me entran unas ganas de escucharlo...) para diciembre?? jeje, que no se me olvida!!!

Belcebú dijo...

Para diciembre

Anónimo dijo...

Angel Gonzalez era asturiano, no?

Es muy bonito el poema :)

La verdad es que Alma es un nombre muy bonito, me encanta desde siempre y me pareció que quedaba bien :)

Ankara dijo...

vaya, el anónimo ese era yo, Ankara :P

esque me lié